domingo, 21 de marzo de 2010

pasado

...Hacerte saber que lo más insignificante de ti, se tornó en mí en lo más grande
Pude pintar lágrimas con palabras retando al dolor de tu ausencia
Pude seguir añorándote, culpándome, castigándome o creando cuantos más sentimientos profundos, hirientes…
Podría haberte contado el revuelo que en mi se forma y deforma a tu gusto cuando te veo y a la vez te esfumas.
Explicarte mi don extraño capaz de impregnar de amor el miedo o mi capacidad innata de mezclar armonía y soberbia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario